TUCO/estofado/

Entre góndolas, copas y platillos: comer en Venecia

Diego Urko es sommelier del colectivo WineBox La Plata y un sibarita de pura cepa. Recientemente recorrió algunos países del Viejo Continente para profundizar sus conocimientos y ampliar el paladar, en un inabarcable universo de aromas, sabores y texturas. En esta primera entrega, nos deleita con algunos platos que pueden hallarse en la ciudad que cobijó a Marco Polo y Antonio Vivaldi.


Por: Diego Urko

Llegar a Venecia en verano puede ser una buena experiencia también, aunque no se lo suela recomendar. El calor puede ser abrasador durante el día pero las noches son hermosas, con brisas frescas y cielos diáfanos. Lo interesante de la propuesta enogastronómica es, tal vez, buscar esos lugares escondidos entre sus callejuelas y pasajes, donde la vida se disfruta y no están atiborrados de turistas como uno.

Uno de los lugares ideales para cuando se recorre Venecia caminando se encuentra justo al lado de la Iglesia San Nicolò del Tolentino. Y no es el reconocido Bacareto da Lele, es su vecino Arcicchetti Bakaro. Un pequeño y pintoresco bacaro veneciano, una osteria popular con vino en copa, con pocos lugares para sentarse y donde se pueden disfrutar de pequeñas delicias como los cicchetti, una versión local de las tapas compuesta por rodajas de pan y distintos complementos a solo 1 euro, junto a bebidas como el clásico spritz . En este sitio lo mejor es disfrutar de lo que pidas en la vereda o directamente sentarse en las escalinatas de la iglesia.

Para degustar cicchetto con baccalà mantecato (bacalao mantecado), tal vez no haya mejor opción que la Osteria da Alberto, especialistas en la materia desde hace décadas. El bacalao mantecado tiene siglos en esta zona y paradójicamente no lleva manteca: es la carne del pescado emulsionada con aceite de oliva después de batirse en forma constante. Se suele servir sobre cuadrados de polenta tostados y es una delicia. En esta osteria sí hay mesas al fondo y puede funcionar como restaurante. Es un auténtico lugar veneciano donde se escucha en la atmósfera el dialecto local que, en algunas palabras nos remiten a la lengua castellana.

Recorrí dos lugares para probar vinos cuidadosamente seleccionados y comer rico que me encantaron: Vino Vero, vinoteca y cicchetti, con mesas al aire libre al borde de un canal, camino a la Iglesia della Madonna De L’Orto. Allí podés encontrar muchas variedades de vino por copa en una zona alejada del centro turístico, donde los más exclusivos se extraen de la botella sin descorcharla mediante el sistema Coravin, en el que se inyecta un gas inerte como el argón que no proporciona olores ni sabores al vino. Por otro lado, la Enoteca Mascareta, es un restaurante que también ofrece vinos por copa y una gran variedad de botellas, aunque a diferencia de la osteria sus menús son más completos, con entrada, primer y segundo plato. Como dato adicional, la cocina funciona hasta la 1.45.

Del otro lado de la isla veneciana, en la continental Venezia Mestre, luego de visitar su pequeño centro histórico, se halla L’Altro Verdi, un bar muy cálido, con música, pequeñas afuera y adentro, barra de tragos, papas fritas y pizza recién hecha para probar. También se pueden pedir sándwiches. Si estás en esa zona, tenés que saber que uno de los ambientes más propicios para el aperitivo de la tarde.