TUCO/novedades/Los argentinos y la soda

Los argentinos y la soda: un amor con historia

Ícono de la gastronomía nacional, el sifón sigue siendo un objeto de culto en la mesa familiar. Según las estadísticas, Argentina fue el segundo lugar donde más soda se consumió, en un país que tiene su propio museo en Berisso y acompaña el café, el vermú o la sobremesa con ese chorrito gasífero que se mantiene como una tradición popular.



Por: Redacción TUCO

¿Sabías que en 2017 nuestro país fue el segundo lugar del mundo donde más soda se consumió? Pero los más de 2.3 millones de litros que pasaron por las mesas de los argentinos no son un fenómeno naciente y pasajero: es algo que se ha repetido en toda nuestra historia, a lo largo y a lo ancho del país.

El estudio fue realizado por SodaStream, la marca número 1 de agua con gas en el mundo, y abre la puerta a viajar por el túnel del tiempo sobre una historia de 150 años. La primera fábrica de soda fue fundada por Domingo Marticorena en 1860. Hasta la década del ’30, esta bebida popular sólo se conseguía en despensas y algunos bares, pero a partir de ese momento comenzaron los repartos a domicilio y, con ellos, la masificación del consumo. El típico sifón de soda también es un invento local que fue desarrollado en los 1832 de la mano de M. Savaresse.

A partir de la década del ´30, además, se popularizó un uso: el chorrito de la soda para “cortar” el vino. Es posible que algún adulto nostálgico recuerde con añoranza ese ritual de sus padres o abuelos, que aunque ahora no es tan frecuente, permanece como tradición de culto en muchas familias.

Además, el vasito de soda al lado del café es un clásico de las confiterías y bares locales. Según los expertos, el secreto es tomarlo antes del café para limpiar las papilas gustativas y luego apreciar mejor su sabor. Si lo tuyo es el helado, que no decaiga porque podés probar el ice-cream soda, una creación estadounidense a la que le fue tan bien que todos los 20 de junio conmemoran el “National Ice-Cream Soda Day”.

Tan grande es el amor de los argentinos por la soda que hasta se metió de lleno en la cultura popular. "SodaStereo", una de las bandas de rock nacional más importantes de la historia, o la telenovela “El sodero de mi vida” (2001-2002), fueron algunos de los emblemas que reflejaron esta tendencia. Y si existe un Día Nacional de la Soda, que se celebra el 10 de abril, también hay un “Sodero” que se destacó en el deporte más popular del país. Los futboleros lo recordarán: Javier Sodero no sólo resaltó por su particular apellido, sino por su destreza como arquero en Belgrano, River Plate y Huracán, entre otros clubes.

Los amantes de esta bebida, que cuenta entre sus bondades con la capacidad de saciar el hambre, ayudar a absorber mejor el calcio y a incorporar más líquido que con el agua común, tienen su propio museo. Ubicado en la ciudad de Berisso, fue declarado de interés por la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Con vino, para acompañar el café, el vermú de turno o para hacer más llevadera la sobremesa después del asado, lo seguro es que, en Argentina, siempre lo tomamos con soda.