TUCO/cocina/

Sabía que venías y te preparé un pastel


Por: Juan Montiel
Fotos: Juan Montiel

A la vera de un tramo coqueto y arbolado de la calle Pueyrredón, en pleno casco histórico de Capilla del Monte y muy cerca de su centro comercial, “Sabía que venías y te preparé un pastel” es una encantadora casa de té y restaurante que ofrece todo lo que uno busca en una experiencia gastronómica: atención eficiente y cálida, pastelería exquisita, buen gusto en la ambientación… y unas increíbles recetas gourmet que nadie que visite Córdoba debería dejar de probar.

Dirigido por Gabriela Del Río y Martín Maques, el emprendimiento sobresale por sus platos sabrosos y creativos y sus cuidados y personales detalles estéticos. Del Río se graduó en una de las mejores escuelas de cocina de Latinoamérica, The BUE Trainers, y además de ganar experiencia en el campo profesional trabajando en hoteles porteños como el Faena o el Four Seasons, también lo hizo para grandes chefs de la talla de Juan Pedro de Muru, Dani Godoy y Leandro Varela, junto a quienes creó cartas y propuestas distintivas. Su espíritu aventurero la llevó a recorrer y desempeñarse en las chocolaterías más importantes de París y Barcelona, donde vivió dos intensas temporadas llenas de desafíos y enseñanzas.

Maques, por su parte, se vinculó con la cocina muy joven, ayudando a su madre en la creación de banquetes para agasajar a una gran familia. Inquieto y curioso, incursionó en diferentes culturas culinarias, y para cuando tenía dieciocho años ya tenía clara su vocación gastronómica. Estudió en el IAG Buenos Aires y se perfeccionó en grandes cocinas como la del Four Seasons BA y el Faena Hotel, acompañando a chefs como Mariano Cid de la Paz, Ashley James y Martín Berasategui, con quién realizó un “stage” de seis meses en un restaurant del País Vasco. Trabajó como sous chef del bistró en el Faena, fue instructor de cocina en la Escuela Superior de Hotelería y en la escuela de Gastronomía de La Plata. Hoy en día comanda su cocina y plasma en su carta una visión de la fusión que la hace única.

La conjunción de estos dos titanes de la cocina no puede sino traducirse en una vasta variedad de manjares. Si bien toda la carta merece recomendación, como “highlights” pueden mencionarse la ensalada de mar y campo, la quinoa con mango, la tarta de ricota, las trufas de pistacho y el budín de algarrobas con higos y nueces. Si bien el lugar suele estar lleno, es dable encontrar alguna mesa disponible en el salón o el bonito patio con la ayuda de los camareros, cuya atención es excelente.

Dónde informarse

www.sabiaquevenias.com.ar