TUCO/estofado/El visitante

El Rodeo: clásico de la parrilla al paso

En la esquina del Correo, en 51 casi 4, se huele a carne en una vereda que nunca pasa desapercibida. Es una cita eterna de oficinistas, estudiantes, bodegueros y curiosos que lo pueblan de lunes a sábado y a local lleno.



Por: Pato Cermele
Fotos: Pato Cermele

El minúsculo espacio existente entre la pared lateral y la barra devuelve un pasillito que se alarga hasta la cocina y su televisor elevado, siempre con algún partido de fútbol de fondo. Estamos en "El Rodeo", un clásico de la parrilla al paso de la ciudad, que hasta con 30 grados de calor luce lleno y en constante movimiento.

La barra conforma una larga mesada perpendicular que mira de frente a la parrilla y deja al cliente en la posición de quien descubre un gran ventanal. Desde allí se refleja el paisaje más esperado, con achuras, grandes vacíos y bondiolas en cocción exacta.

Entre las butacas y las mesas, en no más de dos metros de ancho, se sumergen decenas de parroquianos y parroquianas a la espera del corte a punto; un abanico de manos levantadas se agitan sobre la cabeza de aquellos sentados, buscando un chori con criolla para comer a la pasada o aquellos que esperan la porción de asado para llevar al laburo o a la casa.

Nada impide que el enjambre se repita todos los días, tanto al mediodía como a la noche. La ubicación y los precios lo hacen un lugar distintivo del centro platense: abundancia, buena carne al paso, sin espera y con precios populares. ¿Qué otra combinación podría ser mejor?

Pero "El Rodeo" también tiene algo perturbador, diría hasta vicioso, que actúa como anzuelo; una costumbre de época de antiguos y de ya inexistentes bodegones: clientes fijos, de la casa, de esos que vuelven día por medio y van construyendo una amistad que no encuentran en ningún otro lado más que en esas mesas, tanto con otros clientes como con los mozos y los parrilleros. Ellos son Alejandro, Darío y Eduardo, históricos de un lugar que los mantiene como si su permanencia fuera el otro gran secreto del éxito irrepetible del negocio en pleno centro de la ciudad.

A la hora de hablar de su historia la parrilla tuvo distintas etapas, pero ninguna se alejó de esa emblemática manzana de 51 entre 4 y 5 que supo ser epicentro de luces y grandes consumos del platense de clase media alta.

“Empezamos en el ’80 y fuimos modificando según las circunstancias. Pero nunca salimos de acá”, resume Mariano, hijo del histórico hacedor de "El Rodeo". La parrilla tuvo sus ampliaciones sobre el local lindero que hoy ocupa un gran maxi-kiosco y, en los 2000, abrió una sucursal con “salón familiar” en la esquina de 5 y 51 para los que buscaban la comodidad que no otorgaba el emblemático reducto al paso.

El mote de "al paso" es marca de identidad. Se puede saborear un vacío al pan o una bondiola al limón con provenzal (XL, por 100 mangos); o un choripán por 60 pesos. Todo regado en una jarra de vino tinto o blanco de la casa que no superará los 75 pesos el medio litro.

Las porciones (para dos y de buen comer) de bife de chorizo y vacío; o combinadas como dos medias porciones, sumando un chorizo con morcilla y una ensalada mixta (puntea la de radicheta, cebolla y ajo), más un vino a medias o una cerveza, promediará 400 pesos entre dos. Una propuesta ineludible.

Y así se abre camino entre la multitud de ofertas gastronómicas de la zona, al paso y sin espera, "El Rodeo", marca a fuego del sanguchito de carne en el centro de La Plata.