TUCO/alacena/

El espíritu de Cuba en La Plata

Con un sommelier de primera línea como anfitrión, la marca de ron Havana Club desplegó el encanto de todas sus variedades en el almacén de bebidas Don Santiago



Por: Lau Espinace
Fotos: Lau Espinace

“Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita.” Esta máxima de Ernest Hemingway quedó inmortalizada en las paredes de La Bodeguita Del Medio en Cuba. Que se beba donde sea, pero que sea siempre bajo el sello de un ron de excelencia.

El último miércoles, en el almacén de bebidas Don Santiago (9 y 59), con TUCO tuvimos el honor de disfrutar del evento “El Espíritu De Cuba”, una charla sobre la historia de la mítica bebida espirituosa Havana Club, con degustación incluida. La grata sorpresa fue que el disertante era el reconocido sommelier Martín Bruno, recientemente elegido entre los quince mejores en el certamen “ASI Mejor Sommelier del Mundo 2019” celebrado en Bélgica, consagrado “Mejor Sommelier de Argentina" en 2017 y segundo en el concurso “ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas”. ¡Un verdadero lujo!

_blank

El ron es el principal destilado cubano que se elabora a partir de la caña de azúcar, que se prensa para obtener el jugo; luego éste se hierve para producir la melaza que finalmente es destilada y añejada en barricas. Havana, fundada en 1878, se fabrica en Santa Cruz del Norte y produce aproximadamente 60 millones de botellas al año.

La caña de azúcar es una planta originaria del sudeste asiático (Indonesia, Papua-Nueva Guinea); los musulmanes la introdujeron en el continente europeo, y con el segundo viaje de Colón en 1493, los europeos la trajeron a América para cultivarla principalmente en el Caribe y en parte del Cono Sur.

_blank

Su destilado se realiza en columnas, y esto le otorga sabor más ligero y delicado a las diferentes variedades y estilos; los principales son el británico, el francés, el español y desde ya el cubano.

Uno de los cócteles más populares preparados con ron es el Mojito, que nació a principios del siglo XVII en la época de los piratas; cuenta la historia que fue un corsario quien lo preparó por primera vez con aguardiente, azúcar, limón, menta y otras hierbas. A este antepasado del Mojito se lo conocía como “Draquecito”, en referencia a uno de sus más célebres consumidores, el corsario inglés Francis Drake.

_blank

A mediados del 1800, con la producción de ron ya más refinada, el bar La Bodeguita del Medio lo empezó a comercializar con el nombre actual, y fue Hemingway quien popularizó el cóctel que siempre bebía en ese lugar. Otros tragos populares preparados con ron son el Old Fashioned, el Cuba Libre y el Canchánchara.

Para entrar en clima, nos deleitamos con un mojito delicioso y súper fresco. Más tarde, Martín guió al grupo de participantes en la degustación de los diferentes estilos de la marca, que caracterizó en detalle:

_blank
- Añejo 3 años: El más joven, transparente, apenas amarillento, ligero, dulzón, con notas frutales y florales, utilizado en coctelería.
- Añejo Especial 5 años: Uno de los más típicos, en el que se van intensificando aromas, sabores y colores; también es usado en coctelería.
- Añejo 7 años: Vuelve a la barrica para mezclarse con preparaciones anteriores, son bases con más tiempo de crianza. Es suave, untuoso, con notas a especias dulces como vainilla.
- Selección de Maestros: Especialistas del ron cubano de diferentes casas se reúnen para crear este destilado de triple añejamiento, cuidadosamente seleccionado. Tiene bases más intensas que se añejan por separado eligiendo las mejores barricas. En la tercera etapa es embotellado con 45% de alcohol sin agua, reservándose un año más. No tiene límite de añejamiento, pero se estima que es entre 18 y 21 años aproximadamente.

Para finalizar esta formidable noche junto a un grupo humano excepcional, Martín, también gran conocedor del oficio de bartender, enseñó a los presentes a preparar la versión del Old Fashioned con el “Añejo 7 años” de esta manera:

_blank
- Mezclar 2 ó 3 cucharaditas de azúcar con varios golpes de bitter Angostura, y embeber bien formando una capa que se sostenga en las paredes de un vaso bajo.
- Incorporar hielo roto hasta el tope del vaso.
- Agregar dos onzas de ron (aprox. 60 militros).
-Mezclar con cuchara, y agregar una rodaja o twist de naranja perfumando el borde.

Especial agradecimiento a Vicky Olliari y a la sommelier Ana Paula Arias: gracias por la hospitalidad.