TUCO/alacena/

Calle 12: lo clásico y lo moderno

Recorrimos un tramo de la calle 12, que además de punto comercial se convirtió en un atractivo paseo gastronómico. Allí podés encontrar desde una cafetería con pastelería gourmet a un clásico restaurante de pescados, pasando por una vermutería y la exquisitez de una heladería italiana.



Por: Lau Espinace

Consolidada como paseo comercial, la calle 12 ya no es signo exclusivo de casas de ropa o de venta de electrodomésticos. En el último tiempo, ha crecido a paso firme en materia gastronómica. Sin ir más lejos, dos importantes cadenas de fast food ya se instalaron allí.

De todos modos, ir de compras no tiene por qué ser análogo a ingerir comida rápida desangelada: hoy los transeúntes prefieren tomarse unos minutos más para disfrutar de platos elaborados o bien simples pero con ese plus del toque “casero” que les da alma y los hace irresistibles.

La oferta culinaria diurna y nocturna se incrementa a través de las calles adyacentes. En esta ocasión el foco estará puesto desde 54 hasta 70, donde te contamos las diferentes propuestas que guarda este centro comercial tan clásico como moderno y popular.

1) Flora


_blank
foto: redes de Flora

Es la hermana menor del ya clásico Café Urquiza y sinónimo de comida confortable, lo cual está cien por cien garantizado sabiendo que este lugar se sostiene también en las manos del reconocido chef y empresario Gonzalo Benavides.

Gonzalo es uno de los mayores referentes de la gastronomía platense, con una larga trayectoria no sólo en nuestra ciudad sino también a nivel internacional. Trabajó mucho tiempo en España e incluso Francia, donde acompañó durante varias temporadas a Mauro Colagreco en el galardonado Mirazur. Cuando regresó al país formaron juntos Carne, más tarde en 2016 abrió su propio espacio en Café Urquiza y a mediados de 2017 nació Flora.

En este último lugar, donde la naturaleza se apodera de cada rincón, Gonzalo ofrece una cocina honesta de producto, donde la materia prima es protagonista. El sándwich de jamón crudo, queso provolone y manteca de hierbas o el de pata de cerdo son un menester durante las visitas de mediodía.

Los manjares dulces se encuentran a cargo de la gran pastelera Ana Vismara y, a la hora del desayuno o merienda, sin dudas dos recomendados son el lemon pie o la chocotorta en formato lingote.

Flora se popularizó de tal forma que ya cuenta con otras dos sucursales exprés que vale la pena conocer.

Ubicación: Calle 12 nº 1124 e/ 55 y 56 (Casa Central), Calle 12 esq. Diagonal 73 (Take Away) y Subsuelo del Pasaje Rodrigo Calle 51 nº 491 e/ 4 y 5.

2) La Tasca De Paco


_blank
foto: redes de La Tasca De Paco

Signo de prestigio de la gastronomía local, La Tasca De Paco es un emblemático restaurante de cocina ibérica especializado en pescados y mariscos. Sus fuegos se encuentran ardiendo desde el año 1997 comandados por el chef Adrián Mora. Comenzaron dentro del Círculo Andaluz y en febrero de 2013 se mudaron al sitio actual.

Con dos salones de atmósfera sofisticada, en el segundo de ellos se puede ver como gran protagonista a la cava que guarda más de 50 etiquetas de vinos. La completísima carta se compone de platos tradicionales de raíces españolas (muchos de ellos cocinados en el horno de barro del local) aunque el chef siempre busca innovar con propuestas originales y, por supuesto, siempre están disponibles las sugerencias y pesca del día para probar algo diferente fuera de carta.

Algunos de sus imperdibles son: la tortilla española, la paella que sale para compartir y el rotolo de ricota, verdura y langostinos. El menú en su totalidad resulta magnífico y las porciones más que generosas. Todo es casero y elaborado en el lugar, hasta su festín de panificados del servicio de mesa.

Ubicación: Calle 12 nº 1856 esq. 70.

3) Dr. Who


_blank
foto: Lau Espinace

Acá se respira mucho “Girl Power”, algo poco común en el rubro gastronómico local. Josefina (licenciada en Marketing), Sofía y Malena (arquitectas) son amigas y juntas forjaron con mucha garra y a pulmón este nuevo rincón de calle 12 que acaba de inaugurarse. El espacio está completamente reciclado al igual que toda la decoración.

Esta vermutería homenajea con su nombre a la famosa serie televisiva y lo que propone es, justamente, un viaje en el tiempo hacia aquel pasado donde se disfrutaba del momento del aperitivo y la picadita en buena compañía. Es innegable que el vermut está en pleno regreso sobre las mesas argentinas, tanto en casas como en bares.

A eso apunta D.W. que, de forma desacartonada mientras se fusionan interior y exterior con una relajada vista al Parque Saavedra, invita a gozar de una atractiva selección de cócteles de autor o clásicos de la mano de Ivo Tosetti (ex bartender de Cruel). Hay cerveza artesanal para los fundamentalistas de la birra y para quienes no deseen alcohol, cuentan con una carta de “mocteles” (cócteles frutales sin alcohol).

De la sección vermutería dos recomendados de la casa son: “El Doctor”, preparado con Cynar, whisky escocés, licor de casis y jugo de pomelo; o el “Desconocido”, con jugo de pepino, vermut dry, jugo de limón, gin y soda.

La cocina está a cargo de las chicas de Simple Pastelería quienes armaron un menú que ofrece: papas clásicas, picada Dr. Who con variedad de fiambres y quesos acompañada de pan casero, tabla de quesos exclusiva, wraps de pollo, lomo o veggie y una antiensalada llamada “cuenco” que consiste en tomates cherry confitados, pollo en reducción de miel, limón y sal de ajo, rúcula, lechuga, alioli y hebras de queso gruyere servida en un cuenco de masa artesanal.

No faltan los postres como brownie, crumble de manzana y flan casero.

Por otra parte, tienen como idea armar diferentes pop-up donde asistan cocineros y bartenders invitados a desplegar sus creaciones, acompañados de música en vivo.

Ubicación: Calle 12 nº 1606 esq. 65

4) Fratelli


_blank
Foto: equipo Fratelli

En italiano Fratelli significa “hermanos” y eso es lo que inspira este lugar: un espíritu de fraternidad y camaradería en esta concurrida esquina de calle 12.

Belén comenzó como moza cuando abrió el local aquel noviembre de 2008 y diez años después se convirtió en la dueña. Es por esta razón que lo encontramos con aires renovados, con guirnaldas de luces que se encienden y al ritmo de los parlantes que suenan a pleno buscando atraer nuevos clientes aunque, claro, también están los de “toda la vida”.

Laura, la chef, se encargó de hacer mutar la carta que si bien sigue teniendo las clásicas minutas y el fuerte de la cafetería, ahora tiene como protagonistas a las pizzas y una potente hamburguesa con cheddar y panceta, todo de elaboración propia.

Otra novedad es que durante los mediodías ofrecen un menú para llevar a un precio más que amigable (de lunes a sábado, $85) con propuestas distintas para cada día de la semana. Imposible aburrirse con opciones como: tallarines a la bolognesa, milanesas (de carne o pescado) con guarnición, tartas varias.

Otro detalles para destacar: cuentan con servicio de coctelería, delivery, una mini heladería take away y, además, para el cafecito de la mañana o de la tarde, brindan piezas de pastelería y las infaltables medialunas.

Ubicación: Calle 12 nº 1151 esq. 56.

5) La Veneciana


_blank
Foto: Lau Espinace

La heladería de siempre, la de la paradita estratégica luego de hacer compras, la que todavía sigue firme en el mismo sitio después de casi 70 años. Es única (no pertenece a la cadena de heladerías homónima) y elabora cada uno de sus sabores de manera cien por cien artesanal, con la misma receta de sus orígenes.

Gonzalo, uno de los encargados, cuenta que la joyita de la casa es el dulce de leche. Otros recomendados son el Flan La Veneciana con dulce de leche natural y la mousse de limón con una textura merengada muy especial.

Sin freno, aquí los golosos pueden conseguir helado desde que asoma el sol hasta casi la medianoche. También se puede desayunar o merendar un cafecito con algo rico de su pastelería en los días más frescos que asoman a partir del otoño.

Ubicación: Calle 12 nº 1234 e/ 57 y 58.