TUCO/cocina/El camino del brunch

El camino del brunch: Güell

TUCO recorre las calles de la ciudad en búsqueda del auténtico brunch, esa mixtura de platos compuesta por elementos típicos del desayuno y el almuerzo. Ideal para recomponer energías después de una noche o madrugada agitada. La primera parada, Güell.


Por: Diego Albervide
Fotos: Güell

_blank

La esquina de 3 y 50, donde durante años reinó el bar Jonathan, luce renovada por completo. Desde finales de julio, Juan Torrengo y Agustina Pasaretti, pusieron en marcha Güell, un original bistró que se destaca por su cocina de carta breve y concisa, la calidad de la pastelería y los exclusivos blends premium de Tea Connection.

Un brunch -palabra formada por breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo)-, por definición, es un mix donde se comparten lo dulce y lo salado, lo frío y lo caliente. En Güell lo sirven los sábados y los domingos desde el mediodía hasta las 18, aunque desde la casa aclaran que puede prepararse entre semana si algún comensal lo requiere. La propuesta consta de tres tostadas de pan de molde casero de gran tamaño como el Croc Monsieur (con salsa blanca, jamón y queso gratinado), la Güell (con crema de palta, huevo soft y salmón ahumado) y la Americana (con huevos revueltos y salchichas selladas).

_blank

A eso se le suma una porción de torta a elección (probamos el “Dúo de chocolate”, y estaba de perlas), dos cafés o tés a elección, el agua del día (destacable también, con naranjas, lima y menta) y el alcohol, que pueden ser dos copas de espumante o porrones de cerveza. Todo por 790 pesos, y se puede compartir entre dos o tres personas.

Torrengo, el anfitrión, un apasionado de la gastronomía, viajó por el mundo detrás de nuevos sabores y productos. Así, por ejemplo, llegó a un destino exótico y exclusivo como las Maldivas, un país tropical en el océano Índico. En esa búsqueda continua descubrió distintos tipos de brunch. “Tratamos de emular preparaciones como las que pueden conocerse en Nueva York, desde el concepto sobre todo. Cuesta que el público se acostumbre pero nos resulta interesante esa mixtura entre desayuno y almuerzo, ideal para recomponer energías luego de salida nocturna”, explica.

_blank

“Como se puede ver desde las paredes hasta la vajilla portuguesa que utilizamos - y por supuesto los platos-, lo que predomina en este lugar es el color. Desde luego sucede con nuestro brunch”, amplía Torrengo. El trabajo de reconstrucción llevado adelante por la arquitecta Eugenia Roig le otorga a la emblemática esquina un aire de distinción, donde se percibe la colorida influencia del Parque Güell catalán.

Güell abre todos los días. Los lunes de 10 a 20 y de martes a domingo de 10 a 00.hs